La protagonista de ‘betty, la Fea’ se casó en argentina - 19 de Diciembre de 2005
La sencilla boda de Ana María Orozco

Sólo asistieron doce invitados y no hubo banquete nupcial, pero no faltó emoción y mucho, mucho amor.

Tras dos años y medio de noviazgo, Ana María Orozco, la recordada protagonista de ‘Yo Soy Betty, la Fea’, y su novio, el músico argentino Martín Quaglia, se dieron el “sí, quiero” el pasado 5 de diciembre, en el Registro Civil de Palermo, un conocido barrio de Buenos Aires donde reside la pareja. Una vez más, TELENOVELA fue testigo de excepción de tan feliz acontecimiento y aquí te contamos todos los detalles.

Poco antes de la 13.00 h y luciendo un atuendo de lo más sencillo e informal, la actriz colombiana y su novio salieron de su apartamento. Les acompañaba su hija, Lucrecia, de un año y medio; y Fito y Clara, los padres de Martín, que viajaron desde la localidad costera de Mar del Plata para poder estar con ellos en un día tan especial. Todos juntos caminaron hasta el Registro, donde la jueza que iba a oficiar la ceremonia civil les esperaba a la 13.30 h.

La familia de la novia no asistió al enlace

Ana María y Martín, que llegaron puntuales a la cita, entraron cogidos de la mano al salón de actos, donde les esperaba un grupo reducido de personas. Sólo fueron 12 los invitados al enlace: los padres del novio, sus hermanos, algunos amigos íntimos de la pareja y, por supuesto, Lucrecia, que fue la que más disfrutó de la boda.

Los grandes ausentes fueron los padres y las hermanas de Ana María, a los que les resultó imposible viajar a la capital argentina para estar con ella en el momento más feliz de su vida. De todos modos, la colombiana restó importancia a este hecho delante de los medios de comunicación: “Tengo pensado viajar muy pronto a Colombia para compartir este momento con mi familia”.

Durante la ceremonia, la pareja se mostró encantada y cruzó miradas llenas de ternura y complicidad ante Norma Moreno y Lionel Convertí, amigos íntimos del novio, que ejercieron como testigos. Sin lugar a dudas, el momento más emotivo lo protagonizó la hija de Ana María y Martín, que fue la encargada de recibir el libro de familia, de manos de la jueza. Ésta no desaprovechó la ocasión y felicitó a la actriz por su trabajo en ‘Yo Soy Betty, la Fea’: “Vi varios capítulos de la telenovela, pero no tenía el gusto de conocerte personalmente y es un placer”.

Un minuto antes de que ser declarados marido y mujer, la colombiana provocó la risa de todos los presentes al exclamar: “¡Un momento que tengo unas alianzas!”. Y es que, haciendo gala del despiste que caracterizó a Betty, el personaje que tan popular la hizo en el mundo entero, Ana María estuvo a punto de olvidarlas.

Subsanado este pequeño error y ante el aplauso de los invitados, la pareja se hizo entrega de los anillos que la actriz había llevado en una cajita de madera artesanal.

Una vez casados, tal y como marca la tradición, la pareja salió del salón y fue recibida con la clásica lluvia de arroz por los invitados y algunos admiradores de la actriz. Y es que éstos también quisieron vivir en primera fila la felicidad de su ídolo. Eso sí, Ana María no tiró el ramo de novia, pues era un regalo de su ya marido.

Enamorados como dos adolescentes, el músico y la colombiana se fundieron en un intenso beso y no dudaron en posar para los medios junto a Lucrecia, permitiendo por primera vez que la pequeña fuera fotografiada.

Siguiendo con la tónica general del resto de la ceremonia, la pareja no celebró banquete nupcial y se marchó enseguida a casa con su hija, donde pasó el resto del día. Por su parte, los invitados también se fueron y siguieron con sus quehaceres cotidianos.

Lo que tampoco se sabe es si Ana María y Martín se irán de una luna de miel, como todos los novios. Lo que la actriz tiene muy claro es que en la actualidad se quiere dedicar por completo a su marido y su hija: “Por ahora no quiero pensar en nada de trabajo, solamente deseo estar con mi familia”.

Fuente: Revista Tele Novela de España

Regresar a Noticias